Aprende a motivar a tus empleados

postmba

Tener una buena plantilla es indispensable, pero también lo es disponer de unos trabajadores motivados que se esfuercen por lo que hacen. Si eres un líder, tienes una responsabilidad enorme sobre las personas que te ayudan a hacer funcionar tu empresa, y tienes que darles un valor fundamental.

La remuneración económica no siempre es la solución para compensar el trabajo de los demás. El dinero ayuda en muchos casos pero a la larga, la función del líder como organizador es esencial para mantener la plantilla contenta con su trabajo. Hay muchos aspectos emocionales y anímicos que influyen en el trabajo de los empleados y también en su implicación con los proyectos, así que hay que aprender a mantener un ánimo positivo en el trabajo para que todo el mundo optimice su tiempo y sea más productivo.

Una de las cosas que deberías plantearte si eres empresario y tienes tus propios trabajadores es si los has encasillado en el lugar adecuado. Estar en el puesto correcto es fundamental ya que, para el trabajador, si es bueno en lo que hace y le gusta va a sentirse positivo e importante. Para el empresario, será una forma de incrementar la productividad ya que habrá escogido la persona idónea para cada puesto.

Otro aspecto para conseguir la motivación de empleados es averiguar si tienen las herramientas necesarias para cumplir con sus funciones. No hay que pensar que lo tienen todo porque no piden nada, hay que preguntar y proporcionarles lo mejor que la empresa pueda permitirse. Un trabajador no pedirá que le cambien el ordenador porque el que utiliza está muy viejo, hay que preguntarle si le parece bien el ordenador que tiene. Que ellos sepan que si necesitan algo podrán tenerlo porque la empresa se compromete a proporcionarles todas las herramientas que necesiten para realizar bien su trabajo.

Para que el trabajador pueda pedir las herramientas que necesita, primero tiene que saber exactamente cuál es su función y sobretodo cuáles NO son sus funciones. Es decir, hay que dejar muy claras las pautas de juego de cada trabajador para que desempeñe exclusivamente sus obligaciones y no resuelva los problemas que son responsabilidad de otro. Uno de los grandes problemas de muchas empresas es el solapamiento de trabajo, dónde varios departamentos creen que hacen una misma cosa. Esto provoca pérdida de tiempo y la incertidumbre de trabajadores que no terminan de saber cuál es su rol. Si se pierde un poco de tiempo en decirle a cada uno de los empleados lo que tiene que hacer y las cosas que quedan fuera de su ámbito, él tendrá mucho más claro cuál es su papel y la empresa logrará una mayor organización.

Y por último, lo más importante: hay que premiarles, escucharles y dejarles tiempo para divertirse. Eso es lo que hay que hacer con cada uno de los trabajadores si se quiere que estén motivados y con ganas de dar todo lo que tienen. La empresa o el despacho es un lugar donde pasan muchas horas y dónde tienen amigos con los que les gusta pasar un buen rato. Hay que aprovecharlo y hacer que relacionen sus obligaciones en la empresa con la diversión y el buen ambiente entre compañeros.

Para ser un buen líder hay que darle a los trabajadores una importancia vital. Ellos son quienes darán vida y ayudarán a llevar a cabo tu gran proyecto que también acabará convirtiéndose en suyo. Ayúdales en todo lo que puedas y verás como tu empresa crece mejor y todos podéis alcanzar vuestras metas comunes mientras aprendéis los unos de los otros.

About the author  ⁄ Rita Riera Pastallé

No Comments