10 consejos para blindarse contra los morosos

Mientras esperamos a que llegue el Breakfast La Salle sobre morosidad del próximo 13 de noviembre, recopilamos 10 consejos básicos que hemos visto en el blog Riesgo y Morosidad.

1.- Establece una política de crédito clara y comunícala a tus clientes. Incluye las condiciones de pago en el contrato y detállales las consecuencias de retrasarse. Documenta todas las ventas con una orden de pedido, un albarán y una factura. Si hace falta, no dudes en recurrir a una empresa especializada en cobros.

2.- Marca los límites de crédito. Antes de ofrecer crédito a tus clientes, infórmate de su solvencia y analiza tu propia liquidez. Si es necesario, cobra intereses de demora.

3.- Ten la costumbre de comprobar direcciones. Asegúrate de tener siempre al día dirección, teléfono, fax, email y, por supuesto, CIF de tus clientes.

4.- Revisa periódicamente la solvencia de cada cliente. Empresas que fueron buenos clientes en el pasado pueden dejar de serlo. Es importante detectar a tiempo las señales de alarma. Por ejemplo:

  • El cliente pide un plazo mayor para pagar o tarda más de lo habitual en hacerlo.
  • El cliente debe más dinero del límite de crédito acordado.
  • El cliente detecta incidencias misteriosas en las facturas, que retrasan el pago.
  • El cliente compra menos que antes.
  • El banco ha devuelto alguno de sus recibos.
  • La reputación de este cliente entre otros proveedores no es buena.

5.- Plazos de pago flexibles. A los nuevos clientes, exígeles plazos de pago cortos. Una vez se ganen tu confianza, puedes alargarles el crédito. Sé menos flexible con los de más riesgo y, si detectas un mal pagador, en adelante cóbrale al contado.

6.- Guarda un histórico de pagos. De este modo podrás detectar anomalías a tiempo o bien ofrecer mejores condiciones de pago a los clientes más cumplidores.

7.- No esperes para reclamar la deuda. Envía la primera carta de recordatorio, como máximo, dos semanas después de la fecha de vencimiento, y refuérzala con llamadas o emails. Puedes enviar dos cartas más, a intervalos quincenales. Si después de la tercera siguen sin abonar la factura, ponte en manos de una empresa de gestión de cobros.

8.- Aplica intereses de demora y costes administrativos de recuperación. Perseguir morosos no debería ser tu trabajo y supone un sobrecoste para tu empresa, que se suma a la deuda. Haz que tus clientes lo comprendan.

9.- Intenta resolverlo por la vía amistosa, pero no temas recurrir a una empresa externa de gestión de cobro. A la larga, ahorrarás dinero y ganarás en calidad de vida.

10.- No vendas la piel del oso antes de cazarlo. Una venta no se completa hasta que se recibe el pago. Recuérdaselo a tu equipo comercial y haz que se involucren también en los cobros.

¡Ven el próximo martes a desayunar en La Salle Barcelona! De la mano de nuestros expertos, aprenderás otros trucos para lidiar con los morosos y protegerte de los impagos:

¿Buscas un máster MBA en Barcelona que te enseñe a superar los retos y dificultades reales de una empresa? ¡Pídenos información!

 

About the author  ⁄ La Salle BCN

Blog La Salle BCN: noticias y artículos sobre formación, oportunidades, becas y estudios en el extranjero

One Comment